Tratamiento de los pólipos nasales

Vista frontal de una cara en la que se ven los senos paranasales con pólipos.

Los pólipos nasales son crecimientos blandos y anormales en la nariz o en los senos paranasales. Son bulbos hinchados de tejido inflamado que están a lo largo del revestimiento de la nariz. Los pólipos nasales son bastante comunes, especialmente, a medida que uno va envejeciendo. Los pólipos pueden causar síntomas como los siguientes: 

  • Nariz tapada (congestión nasal)

  • Inflamación crónica (a largo plazo) de la nariz y las cavidades paranasales (rinosinusitis)

  • Goteo nasal

  • Sensación de presión en los senos paranasales, pero por lo general sin dolor

  • Goteo posnasal

  • Menor sentido del olfato

  • Sensación de tener la nariz tapada y necesidad de respirar por la boca

Los pólipos nasales se pueden diagnosticar con un examen físico. El proveedor de atención médica puede colocar un tubo delgado con una cámara (endoscopio nasal) por la nariz para ver si hay pólipos. Esto le da una imagen detallada de la nariz y los senos paranasales. O tal vez le hagan una tomografía computarizada.

Tipos de tratamiento

El tratamiento apunta a reducir la inflamación y el tamaño de sus pólipos. Generalmente se inicia con medicamentos esteroides que se inhalan a través de la nariz. Esto puede aliviar la inflamación de la nariz. Si esto no funciona, es posible que tenga que tomar medicamentos esteroides orales.

Otros tratamientos para los pólipos nasales incluyen lo siguiente:

  • Antileucotrienos para ayudar a reducir la inflamación

  • Antibióticos para ayudar a reducir el tamaño del pólipo

  • Esteroides nasales en aerosol

  • Enjuague diario de los senos paranasales con una solución de agua salada

  • Antihistamínicos para reducir las reacciones alérgicas

  • Inmunoterapia con alérgenos y, si es posible, eliminarlos

  • Terapia de desensibilización con aspirina (si es necesaria)

Es posible que siga teniendo síntomas a pesar del tratamiento. Si este es su caso, es posible que necesite una cirugía para extraer los pólipos. Este tratamiento alivia la mayoría de los síntomas. Sin embargo, los pólipos pueden regresar a los pocos meses o años. Es importante tratar la causa de los pólipos para prevenir que vuelvan a crecer. Después de la cirugía, es posible que necesite usar esteroides nasales inhalados para evitar que vuelvan a crecer los pólipos.

Posibles complicaciones de los pólipos nasales

La infección de los senos paranasales es una complicación común de los pólipos nasales. Estas infecciones pueden regresar con frecuencia y convertirse en crónicas. Si usted contrae una infección bacteriana, es posible que necesite tratamiento con antibióticos.

En casos infrecuentes, los pólipos nasales pueden provocar infecciones graves como las siguientes:

  • Infección del tejido que está alrededor del cerebro y la médula espinal (meningitis)

  • Infección alrededor del tejido que rodea el ojo (celulitis orbitaria)

  • Infección de los huesos de los senos paranasales (osteítis)

Su proveedor de atención médica vigilará sus síntomas con cuidado para asegurarse de que usted no contraiga estas infecciones. Si tiene alguna infección, podría necesitar antibióticos. En casos muy poco frecuentes, podría necesitar cirugía.

Los pólipos nasales muy grandes pueden bloquear sus vías respiratorias de la nariz durante el sueño. Esto provoca apnea obstructiva del sueño, una afección por la que la falta de oxígeno lo despierta muchas veces durante la noche sin que usted se dé cuenta. Esto puede provocar que se sienta muy cansado durante el día. Avísele a su proveedor de atención médica si se siente cansado con frecuencia.   

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

Llame de inmediato a su proveedor de atención médica si tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Síntomas que no mejoran después de varios días de tratamiento

  • Visión anormal

  • Hinchazón alrededor de los ojos

  • Confusión o pérdida del estado de alerta

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.